La Colonia Italiana en Pica

Volver

Pica es un oasis que data de la época prehispánica –situada en el Camino del Inca, entre los tambos de Huatacondo al sur, y Mamiña al norte–, que después se convirtió en un asentamiento castellano. En sus alrededores existen plantaciones de distintos frutos y vegetales, como limones, naranjos, pomelos y mangos. Se ubica a 114 kilómetros al sudeste de Iquique. Los primeros hispanos que se establecieron en el pueblo serán los Ceballos quienes produjeron vino que se comerció en plazas como Arequipa y Potosí. La localidad vivió un período de prosperidad, beneficiada por la cercanía de la mina Huantajaya. Bajo la soberanía del Perú y el auge salitrero trocará la realidad de la región. Las viñas se reemplazarán por frutales, especialmente cítricos. Por estos años, aparecen la mayoría de las viviendas, locales comerciales y la iglesia de San Andrés.
Lamentablemente no tenemos antecedentes de hijos de la península durante el siglo XIX. Sólo poseemos los antecedentes entregados por Amadeo Pellegrini C. y J.C. Aprile. El censo comercial industrial de la colonia italiana en Chile. Resumen general de las actividades de la colonia. Santiago, Imprenta de la Colonia, 1926, para el siglo XX. Así, pues, hacia mediados de los años veinte, están presentes con almacenes de abarrotes Antonio Cavagnaro y Atilio Degregori –también propietario de una "paquetería y tienda"–. En este rubro, igualmente, encontamos a Lorenzo Campodónico. En faenas relacionadas con la agricultura surge Carlos Scarampi y, finalmente, como dueño de un hotel, Santiago Dondero.

Fuente: Carlos Díaz Gallardo: Presencia italiana en Pica (1850-1918)

Ir hacia arriba