Colonia Italiana en Santiago de Chile: 1850-1950

Volver Inicio

Nace La colonia italiana en Santiago del Nuevo Extremo
Segunda Mitad del Siglo XIX

Al comenzar el año 1824, la cantidad de extranjeros residentes en la capital de la república es escasa. Encontramos un fabricante de tejidos de origen suizo, un elaborador de licores de nacionalidad inglesa, un talabartero francés; seis plateros, cuyas nacionalidades se reparten entre los franceses y los norteamericanos, tres maestros sastres ingleses y dos sujetos dedicados al rubro de la botería, uno inglés y el otro alemán. Es decir, apenas catorce extranjeros, de ellos la mayoría son británicos.1 De acuerdo con lo consignado por nuestra conocida viajera inglesa–citada en más de una ocasión-; la mayoría de sus compatriotas residentes son muy vulgares, inclusive algunos de ellos viven aprovechandose de la ingeniudad de los chilenos. La excepción la constituyen Diego Bernard que dejará descendencia en Chile y un tal Mr. C., personaje que no ha sido identificado2.

Carlos A. Díaz Gallardo Origen y desarrollo de la Colonia Italiana en Santiago de Chile: 1850-1918

Melipilla

El departamento de Melipilla, de acuerdo a un informe del propio Intendente de Santiago, Benjamín Vicuña Mackenna, tenía en 1874 los siguientes límites: al norte con Casablanca; al este con los cerros de Colliguai Prado, Mallarauco, Pelvín y el río de San Francisco de El Monte; al sur el río Maipo y al oeste el Océano Pacífico.

Fuente: http://www.todomelipilla.cl/patrimonio-cultural/historiguia/historia-de-melipilla/la-fundacion-de-melipilla/mas

Historia de Isla de Maipo
CAPITULO XVIII
Las viñas isleñas

Luego que el río Maipo buscara su curso actual en el invierno de 1899 y desapareciera el archipiélago, quedaron los brazos del caudal que rodeaban la docena de minúsculas y medianas islas cubiertos de piedras y con sus lechos secos o con pequeños esteros que en las riadas por los deshielos o temporales se convertían en peligrosos torrentes. De ese panorama apocalíptico nació el prestigio vitivinícola que tiene Isla de Maipo en la actualidad y esto se debe al esfuerzo de ciudadanos europeos, especialmente italianos y españoles que trajeron en sus valijas la tecnología del viejo mundo para aplicarla en esta tierra, la que hasta entonces, sí ya contaba con excelentes parrones en cada vivienda para el uso y consumo familiar y más de algún cuartel de viña a pequeña o mediana escala.
(...) Cuando corría el año 1920 se empezó a plantar las parras en hileras con el fin de aumentar la producción tanto del chacolí que hacia furor, como de la uva que competía con las peras en calidad, y de todas partes se pedían remesas para degustarlas. Los vecinos Alejandro Mesa, Custodio Aliste, Bernardo Cortes, Luis Rodríguez, Marcial Navarro y la familia Arbea fueron los pioneros en plantar viñas de importancia en sus propiedades a fin de cumplir con la creciente demanda.
(...) para quienes venían de los países europeos destrozados por el flagelo de la guerra buscando refugio en América con la esperanza de rehacer sus vidas, nada era imposible y quiso el destino que llegaran a La Isla buenos vinicultores de Italia, España y más de algún alemán, francés o suizo como los señores Atilio Campumassi, Enzo y Mario Bartolucci, Celsi, las familias Bertero, Pavone, De Martino, Martíni, Canepa, Schiapacasse, Olave, Gil, Planella, Velasco, López entre otros, formando un verdadero regimiento de viñateros europeos que en definitiva cambiaron en un ciento por ciento el paisaje isleño al ir lentamente plantando viñas en los cursos secos del Maipo. (...)

http://www.inoschile.cl/idm/idm118.htm.
Consultado el 18 de mayo de 2010.

Fundación de San Bernardo

Con el objeto de financiar las obras del canal de Maipo, el Senado de la naciente República resolvió vender los terrenos de los Llanos de Lepe –como se conocía en esa época a estas tierras-, los cuales hasta comienzos de siglo habían pertenecido a don Pedro del Villar y que éste había donado al Hospital San Juan de Dios.
La fundación de la Villa San Bernardo, entonces, está íntimamente ligada con la construcción del canal del Maipo que uniría a los ríos Maipo y Mapocho en 1820. Para continuar las obras y abrir nuevos canales que permitieran regar la extensa zona que quedaba entre ambos ríos, el Senado comisionó a don Domingo Eyzaguirre para que vendiera estos terrenos y los derechos de aguas con el objeto de que con ese dinero emprendiera las nuevas obras y formara una villa.
De acuerdo al Senado Consulto del 9 de febrero de 1821, fecha que se tomó como la Fundación de San Bernardo, el Llano de Lepe se dividiría en manzanas regulares de 10 cuadras por lado y con una superficie de 100 cuadras. Cada manzana se dividiría a su vez en cuatro lotes perfectamente regulares de 5 cuadras por lado y 25 de área. Sus compradores podrían adquirir también derechos de aguas y debían comprometerse a cerrar convenientemente sus terrenos respectivos y edificar dentro del término de un año casas de habitación cubiertas de tejas
.(...)

https://www.sanbernardo.cl/contenidos/(...)

Notas:
1Gilberto Harris Bucher.Sociedad de Fomento Fabril y las políticas de inmigración industrial, 1883 -1886, pág. 41.
2María Graham.Diario de su residencia en Chile (1822) y de su viaje a Brasil (1823), Madrid, Editorial América,(s/a). pág. 295.

Ir hacia arriba