Ernesto Capellano

Volver

Industrial y comerciante (1886)

En 1885, según propio testimonio, se prepara para viajar a Chile, porque recibe de su hermano Leonardo, la comisión de buscar un lugar con buen clima para instalar una «sombrería». Esta actividad la conocen bien los Capellano, pues proceden de la región de Biella, identificada por la elaboración artesanal del artículo. Alrededor de 1882, una grave crisis afecta la zona, producto de la modernización en la industria sombrerera ocurrida en Monza. Muchos trabajadores quedan cesantes y deben abandonar su comarca. Es el caso de Ernesto que primero migra a la vecina Francia, después viaja a los Estados Unidos. Y desde norteamerica, efectuando un pequeño periplo, arriba a Buenos Aires. Pero, todavía debe atravesar los Andes para llegar a Valparaíso. Él es la avanzada y debe ganarse la vida trabajando en un «negocio de comestibles» que suponemos de un paisano. Pronto, escribe a su hermano quien a bordo del viejo vapor «Giava», naufraga cuando navega a Chile. Finalmente, se reunen en Valparaíso e inauguran el negocio en enero de 1886. En los primeros años, importan directamente desde la peninsula, con el "inconveniente que los vapores italianos que traían muchas de nuestras mercaderías, se atrasaban y nuestras novedades quedaban fuera de temporada". Esta dificultad constituye un incentivo para que este inquieto industrial, se trace el desafío de manufacturar los sombreros, abriendo una fábrica en el puerto. Sin embargo, ciertas dificultades técnicas hacen que la empresa se cambie a Santiago, continuando con su desarrollo, a partir de los últimos años del siglo XIX.

Fuente: Carlos Díaz G. "Origen y desarrollo de la Colonia Italiana en Valparaíso, 1850-1918"