composicion-pichilemu

Presencia Italiana en Pichilemu

Volver

Un italiano y un suizo rescatan el Gran Hotel
Julio Magnolfi Luschi y José Bianchi Molinari

José Bianchi había nacido en Lugano (Suiza) en 1878, como hijo de Antonio y de Anunciata. Después de estudios primarios en su ciudad natal se internó en un colegio italiano, muy cerca de Lugano. Único varón en una familia de cinco hermanos, Marta, Teresa fueron casadas, Ana y Dalina, solteras. El casó en 1906 con Francisca Ghezzi Lurá y trabajó en comercio con bodega de frutos del país. En Lugano fue regidor del Partido Liberal. Poco después se vino a Chile, donde nacieron sus tres hijas.
En 1927, al saber que había fallecido en octubre de 1926 don Agustín Ross, vino a Pichilemu y arrendó el Gran Hotel a su sucesión, con compromiso de venta. La gente pichilemina se alegró de este negocio ya que el Hotel cerrado, impedía que llegara gente a veranear. Además, el pasto de sus patios cubríalos a una altura increíble, que hacía más lastimosa la situación. Con el arriendo del señor Bianchi, el pueblo recobró nueva vida.
Poco después don José Bianchi se asoció a don Julio Magnolfi Luschi –caballero italiano que venía todos los años con su familia a Pichilemu- en la compra del Gran Hotel. En 1935, Teresita Bianchi se casaba en Pichilemu con el hijo mayor de don Julio, Alfio Magnolfi Vignolini, teniendo tres hijos. Se recuerda que Italo, hermano soltero de Alfio, falleció al caerse al mar su avión, frente a Infiernillo, sin poderse rescatar sus restos. Don Julio Magnolfi, que había nacido en Prato, cerca de Florencia, fue regidor liberal en Pichilemu, cuando era alcalde don Armando Caroca, en el período 1944 – 1947, falleciendo en Santiago este último año. Su viuda, doña Amandina Vignolini, le sobrevivió hasta 1972.
En 1933 la sociedad Bianchi-Magnolfi atendió en su Gran Hotel Ross a don Ismael Edwards Matte, cuando este destacado político y periodista fuera relegado a Pichilemu por el gobierno de Arturo Alessandri. Poco después, don José entregó el Gran Hotel a su yerno, quedando él con la atención de las poblaciones que se crearon en el predio que les pertenecía: María Luisa y El Bosque.
De espíritu altruista, don José Bianchi obsequió a Pichilemu una Cancha de Aviación, que primeramente estuvo bajo custodia del Club Aéreo de Rancagua. También le correspondió, como apoderado de la sucesión Ross de Ferrari, firmar el acta de donación del Parque, Bosques y diversas obras de arte a la Municipalidad de Pichilemu, en sesión del 5 de agosto de 1935.
Con don Juan Ansoleaga Bilbao presidió la Sociedad Pesquera de Pichilemu y, al efecto, siempre recordaba que una noche se pescó, sólo con dos lanchas, más de 2.500 kilos de congrio. Fue ferviente defensor del Muelle Pesquero de Pichilemu y consideraba que el serviría para abastecer de excelente marisco a casi toda la zona central del país, a precio barato. La sociedad aportaría el capital necesario para tal faena. Tal era el espíritu de empresa que orientaba a este esforzado vecino de Pichilemu, que falleciera poco después, en 1964, en Santiago, habiendo perdido a su esposa un año antes. Ambos están sepultados en una capilla que se levantó en el Cementerio General.
Después el Gran Hotel Ross fue vendido a don Guillermo Bradley, yéndose don Alfio y su esposa e hijos a vivir a Santiago, donde aquél falleciera en 1956.

Ir hacia arriba