composicion-talca

Colonia Italiana en Talca

Volver

TALCA: 276 AÑOS DE HISTORIA Y TRADICIÓN

INDEPENDENCIA Y REPÚBLICA
Durante la Independencia, Talca fue epicentro de notables acontecimientos, como el sitio de Talca (1814) y, en la Patria Vieja, el Combate de Cancha Rayada (1817).
El Acta de Independencia se firmó en estos suelos el 12 de febrero de 1818. A nivel eclesiástico, en esta misma época Talca tuvo relevante importancia por la presencia del Obispo José Ignacio Cienfuegos, activo promotor de las reformas federalistas de 1826.
Activo centro político, el acendrado orgullo de la aristocracia talquina produjo la creación de la Provincia de Talca en 1833, erigiéndose esta ciudad como su capital y rompiendo la dependencia con la provincia de Colchagua.
Este mismo orgullo hizo de Talca, durante las revoluciones de 1851 y 1859, un activo foco de insurrección opuesto al poder central.
CRECIMIENTO Y ESPLENDOR
Durante el siglo XIX el crecimiento urbano de Talca fue originando distintos barrios.
En 1845 el perímetro urbano traspasó la Alameda (antigua Avenida de Recreo) y se originó el actual barrio Norte.
En agosto de 1874 se inauguró el Teatro Municipal, magnífica obra arquitectónica producto de los afanes de toda la comunidad talquina, y cuya materialización contó con el importante apoyo del entonces diputado por Talca e Intendente de Santiago don Benjamín Vicuña Mackenna.
Con la llegada del ferrocarril en 1875, fue naciendo asimismo el barrio Oriente, cuyo foco es la Plaza Arturo Prat.
Hacia 1900 la ciudad ocupaba gran parte de lo que hoy se conoce como el casco antiguo, con un plano de damero, cuyos límites eran el río Claro al oeste; el Cementerio Municipal al norte; la calle 18 Oriente al este; y el estero Piduco al sur.
En lo económico, a mitad del siglo XIX, el auge de la agricultura y en especial del trigo, además de la influencia adquirida por la aristocracia local, posibilitaron el surgimiento de una próspera actividad económica, centrada primeramente en los molinos.
Talca conoció industrias principalmente en los rubros molinero, vitivinícola, papelero, alimentario, del cuero y calzado y de manufacturas en general. Asimismo el rubro financiero alcanzó notoriedad con la creación del Banco de Talca en 1884.
La importancia talquina se reflejó en un alza de su población, siendo la ciudad sólo superada por Santiago, Valparaíso y Concepción.
SIGLO XX
En 1928 un fuerte terremoto destruyó parte importante de la ciudad y propicio un importante cambio en las normas de planificación urbanística del Chile de la época, las que fueron potenciadas por el terremoto de Chillán, once años después, el cual coincidió con la fundación de la CORFO.
Este factor, sumado a la Gran Depresión, la excesiva centralización de la actividad política y económica en Santiago, la emigración hacia la muy próxima capital (a la cual estaba unida por un ferrocarril), hizo disminuir la importancia de Talca en el contexto nacional y la pujanza de su industria.
Más adelante, la intensa migración desde las zonas rurales circunvecinas trajo consigo una expansión de la ciudad, desde la década de 1950, alterándose el límite del casco antiguo y formándose vastas villas y poblaciones en los cuatro puntos cardinales.
En los años 1960 la Iglesia Católica se destacó por su promoción de una reforma agraria; en las labores sociales tuvieron intenso papel el obispo Manuel Larraín, su sucesor Carlos González Cruchaga, y el que sería arzobispo de Santiago, el talquino Raúl Silva Henríquez.

Fuente: https://www.atentos.cl/2018/05/12/(...)

Ir hacia arriba